jueves, 6 de diciembre de 2012

África empieza en los Pirineos, de nuevo.



Ayer viví una experiencia que me entristeció más que desesperarme, aunque era para lo último. Ayer me tocaba en mi Centro de Salud, mi prueba mensual para el Sintrón, algo muy serio para quien lo ignoré, el caso es que hace pocos días me llamaron cambiándome la hora porque mi médico estaba enfermo. El cambio de hora no me vino nada bien, apenas tenía una hora para comer entre el trabajo y la consulta, pero comprendiendo las circunstancias me amolde.

Resignado, con el último bocado, me presenté poco antes de las cuatro en la sala de espera de mi médico, poco después llego su sustituto y se puso a pasar consulta, como era el primero, me llamó y le tuve que explicar que tenía que esperar a mi enfermera, que me iba a hacer la correspondiente prueba. Me quedé allí, esperando, pasó una hora, pasó una hora y media y por allí no se presentaba la deseada ATS, ya un pelín inquieto, le pregunte por ella al médico (hice tal osadía porque lo conocía), el llamo a control y, efectivamente, no estaba y, lo peor, no iba a estar, estaba de baja y no había dinero para sustituirla, que en el Ambulatorio no había nada más que una enfermera, que estaba de guardia en la sala de curas, que si quería podía ir a ver si me hacía el favor de hacerme la prueba.

Por supuesto que acudí, allí me encontré con el consuelo del tonto, no el único afectado, había un grupo de gente que le pasaba algo semejante, algunos que no habían sustituido a su médico y no le cabía otro remedio que pagarse de su bolsillo un medicamento carísimo y muy importante para su salud, su médico, para el que tenía cita, tampoco estaba y al que no habían puesto sustituto. Al final, después de dos horas y media, pidiendo favores, conseguí salir con mi prueba hecha, ignoro lo que le pasaría a los que se quedaron que no tenían la fortuna de conocer al médico.

No pude si no acordarme de mi señora Cospedal (en su madre no, que soy una persona educada) y en su Consejero de Sanidad, al fin y al cabo no son recortes, son ajustes técnicos... Ya comprendo yo, han decidido matar a unos cuantos pacientes para ajustar su número al Presupuesto. El dinero lo necesitan para los bancos y para ellos mismos. O puede ser que les interese que no funcione la Sanidad Pública porque sus “intereses” están en la privada.

Es que muy fácil destruir en un par de años lo que ha costado levantar decenios. Por desgracia vamos camino de tener, entre otras cosas, una sanidad tercermundista, vayámonos haciendo la idea de que África empieza en los Pirineos, de nuevo.

martes, 4 de diciembre de 2012

LIBRO: Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones



Es un colección de relatos autobiográficos de Charles Bukowski, el último de los escritores malditos, entroncado con Henry Miller y Hemingway. Nos muestra el lado más sórdido de la cultura norteamericana, esa que en los callejones con olor a meados, desarrolla una sucesión de borracheras memorables, droga, sexo, un mundo de cafetín de prostíbulo, donde el asesinato y la violación son meros accidentes de la vida.

El lenguaje es el que cabe esperar de escenarios semejantes. Si Miller, Hemingay y otros de su generación, “filosofaban” en sus relatos, por muy sórdidos que fueran, dándoles una dimensión trascendente, Bukowski no pretende nada, no pretende sacar consecuencias, nos deja ante la realidad desnuda, sin juzgarla, casi más entroncado con la obra de Genet.

Su longitud y su lenguaje lo hacen un libro muy asequible, muy interesante para conocer los EEUU en su trastienda, en lo que se cuece fuera de las rutilante avenidas de sus grandes ciudades, un buen aperitivo para penetrar en la literatura canalla de los americanos, que tan grandes páginas ha proporcionado.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Yo atenté contra Franco



Pues sí, en mi más tierna infancia ya apuntaba maneras, con tres añitos intenté terminar con el insigne Caudillo Francisco Franco. Todo ocurrió en Valencia, en la entrada de coches de la Capitanía General de la 3ª Región Militar, en la calle de Ximénez de Sandoval, junto a Gobierno Militar, que, años después, haría famosa un generalillo llamado Milan que le dió por jugar al Estratego en las calles de Valencia.

Por entonces, el Insigne Generalísimo de los Ejércitos de la Cruzada Contra las hordas judeomasonicocomunistas, alias rojos, decidió visitar al generalito correspondiente,
 que tenía al mando de aquella importante región, que tantos "sediciosos" había dado, para la necesaria vigilancia, no se hubieran dejado alguna semilla.

Yo, por azares de la vida, vivía justo enfrente, en unos pabellones militares, habitados por gente de confianza, por supuesto, pero, no sabían que las jóvenes generaciones podían tomar caminos diferentes de sus progenitores.

El caso es que yo, con mis tres añitos, no me acuerdo si ya me había leído “El Capital” o no, pero poco debía de faltar, pude contemplar la escena que se desarrollaba a mis pies, un grupo de soldaditos de juguete se desplegaban a lo largo de la calle, como si de bolos en la bolera se tratara y mientras un sodadín, lleno de chapas en la chaqueta, paseaba por delante de ellos como si se tratara de una bola mal lanzada , al mismo tiempo que una banda tocaba una pomposa marcha.

Yo, desde mi estratégica atalaya, cogí la primera de mis dos bombas, la lancé haciendo parábola por encima de la barandilla del balcón, apenas habían pasado unos segundos cuando se escucho un fuerte estrépito, la calle se llenó de gritos, la banda se callo, los soldaditos-bolos, como si una bola certera hubiera sido lanzada cayeron rodando por el suelo, el señor de las chapitas se desplomo sobre la calzada y varios acompañantes se echaron sobre él formando una manta, las ordenes iban que volaban, ¡todos al suelo!, ¡carguen sus armas!, ¡pónganse a cubierto!, ¡es un atentado!, ¡saquen al Caudillo de aquí!...

Yo, visto que no había conseguido mi objetivo, tome mi segunda bomba dispuesto a terminar con lo que había empezado, la lance por el mismo balcón con toda decisión, de nuevo se escucho el ruido de su llegada a la altura de la calle, está vez conseguí que se hiciera el silencio.

Los minutos pasaban, no sabía lo que hacer, la única solución era protegerme en las faldas de mi madre. No tardó mucho en escucharse el timbre de la puerta, yo corrí a intentar disuadir a mi madre de abrir la puerta, pera ella, ajena a mis preocupaciones me ordeno que la dejara y se dirigió al recibidor, me di por perdido y decidido a afrontar con gallardía mi osada hazaña, la acompañe hasta la puerta. Al abrirla, ante nosotros, se alzaba un militar de tamaño impresionante, le mire con desafió, con la frialdad que da el saber lo acertado de tu conducta, él bajó los ojos y antes de decir nada, dejó que su rostro mostrara una sonrisa escalofriante, se dirigió a mi madre y le dijo:

- Señora, estás botas son suyas.

lunes, 26 de noviembre de 2012

LIBRO: El exiliado de aquí y allá.


Un pequeño libro de Juan Goytisolo, con su especial forma de narrar las historias. Un argumento surrealista, que se va pintando a lo largo de una serie de retazos, como pinceladas, que van formando la imagen, tal como hacen los pintores impresionistas.

Una historia onírica, secuela de su “Paisajes después de la batalla”, donde se confunden el mundo real con el mundo imaginario, lo vivo con lo muerto, donde el mundo cibernético se convierte en realidad confundiéndose con ella misma. Tenemos una pesadilla, la pesadilla de nuestro mundo obsesionado por el consumo, donde nadie es lo que debe ser, y todos somos actores.

Como siempre, su literatura es crítica, ácida, mordaz, iconoclasta, pesimista, que no es objeto de la ira de ciertos círculos, porque son incapaces de entender lo que está diciendo.

No es fácil de leer, como todas sus obras. A mi me gusta leerlo sin intentar comprenderlo, dejando que me transmita sus impresiones, más como si se tratara de una poesía. Después siempre hay tiempo para extraer su sustancia y “razonar” sus palabras.

lunes, 19 de noviembre de 2012

¡¡¡¡¡ YA SOY TÍO ABUELO !!!!!


LIBRO: Prohibited Book



Son libros para disfrutar del dibujo. El mundo de Luis Royo, es un mundo de fantasía de países extraños, seres monstruosos y, fundamentalmente, bellistas mujeres, amazonas, seguras, con iniciativa, son las dominadores de los mundos empleando su mejor arma, la seducción, la sensualidad de sus cuerpos y los sentimientos que transmiten sus rostros. Es un mundo lleno de erotismo, de sensualidad, donde se disfruta las curvas de los blancos cuerpos, destacando sobre fondos oscuros, en ambientes apocalípticos.

En este libro va más allá, no esconde nada, no pretende ser políticamente correcto, en el ha plasmado sus sueños más húmedos, sus fantasías más tórridas, las obsesiones más ocultas, un mundo nacido del mito de la bella y la bestia, donde la bestia, es eso, una bestia, un ser monstruoso portador del falo, con él interactua la delicadeza del cuerpo femenino sin falsos pudores, con deleite, buscando golosamente poner a prueba su cuerpo en una lucha sin armas contra el monstruo, un monstruo que cae gozosamente derrotado ante el ímpetu femenino.

Su introducción es toda una declaración de intenciones, basten de muestra algunas frases de ella:

“… olvidéndonos de la vieja perogrullada de si erotismo, si pornografía. Busquemos un rincón tranquilo, un silloncito confortable y blando, aunque también sirve una cama con sábanas llenas de pliegues. Cojamos el libro y apoyémoslo en el brazo del sillón o de la almohada, y movamos sus páginas con la mano izquierda...”

...Con el dedo índice, o quizás con el indice y el corazón estirados mientras los demás quedan relajados o formando con ellos una hermosa “O” según seamos de sexo femenino o masculino...”

... Espero que cuando este libro llegue a su fin, la mano quede impregnada con los sagrados líquidos de nuestras entrañas y que las páginas hayan salido ilesas de la hazaña.”

Con tales palabras queda claro que no es un libro para mentes pecatas, los puritanos meapilas se escandalizarán sin dudarlo, por eso les aconsejo que no se acerquen a él, así evitaren sus sentimientos de remordimiento y una larga explicación al cura sobre lo visto, y los demás podamos disfrutar sin escuchar sus rasgaduras de vestiduras (de lo más erótico, por cierto) ni sus amenazas de fuegos eternos.

Es un libro para los amantes de la belleza y el cuerpo.

sábado, 17 de noviembre de 2012

LIBRO: "El abuelo que saltó por la ventana y se largó." de Jonas Jonasson


Un simpático libro, sin duda, aunque más podíamos considerarlo una colección de anécdotas cómicas con un personaje que le sirve de hilo narrativo. A lo largo de la novela se alternan con total precisión un capítulo basado en la historia de la fuga del centenario personaje y otro de su compleja biografía, pero no como cabría esperar como una serie de “recuerdos” que van saliendo a lo largo del argumento principal, no tienen ninguna relación.

No se trata de un libro que se detenga en los personajes, todos ellos son bastante superficiales, incluso el protagonista, aunque no es de extrañar, han de ser grotescos, como los personajes de Muñoz Seca, han de ser caricaturas de arquetipos. Los capítulos me recuerdan en cierto modo al club de la comedia, cogen un tema, un personaje de la historia del siglo XX, y en torno a él va sucediéndose una serie de gags. Evidentemente, no nos hemos de tomar en serio a los personajes reales, son tan fantásticos como los inventados.

Yo creo que con el material que luce en el libro, sin perder el tono, podría haber cuidado más el relato, sobre todo el principal, que queda un poco frío, a lo que no ayuda nada el continuo corte de la trama para pasarse a otras cosas.

En resumen, un libro entretenido, a ratos divertido y en ocasiones te ríes a gusto, una obra que proporciona buenos momentos, aunque carente de un discurso más claro, más intrigante,

martes, 13 de noviembre de 2012

El coronel.




Yo soy hijo de militar, por esa razón viví durante bastante tiempo en instalaciones militares. Una de ellas era la de Bétera, una de las más importantes, si no la más, de la tercera región militar, según la antigua distribución del ejercito. Allí existían una serie de pequeños chalets donde podían vivir los oficiales con sus familias. Mi padre era capitán y por ese motivo residíamos en el campamento en una de esas viviendas.

Para comunicarlas con Valencia existían una serie de autobuses del propio ejercito que hacían el recorrido Bétera-Valencia y viceversa varias veces al día. El ejercito, por lo menos entonces era muy clasista, por ese motivo, aquellos autobuses se encontraban divididos en zonas, como los autobuses del sur de EEUU antes de las campañas de los Derechos Civiles, los primeros asientos, los que se consideraban mejores, estaban destinados a los jefes, el Comandante y los Coroneles, y a sus familias, como eran pocos, siempre tenían asiento e iban muy anchos. Las siguientes filas, el el centro del autobús, se encontraban los asientos de los oficiales, los que nos correspondían a nosotros, aunque eramos más, no solía haber problemas de espacio. En la cola, en la parte trasera, es donde se tenían que acomodar como podían la tropa, que naturalmente eran muchos más.

El caso es que un día caluroso de verano de 1960, mi madre estaba embarazada de mi hermano pequeño, ya debía de estar bastante gorda, el embarazo era de ocho meses. El caso es que por algún motivo que desconozco, tenía que ir conmigo a Valencia. Como era costumbre, mi madre se puso en los asientos centrales, los que le correspondían. Dio la casualidad que el Coronel iba en el primer asiento, junto al conductor y que el resto de los asientos de los jefes estuvieran libres, muy amable, en vista del estado de mi madre, nos invito a pasar a la parte de delante para evitar posibles mareos.

El autobús se puso en marcha, yo me quedé fijamente mirando al señor que iba en el asiento de delante y que había sido tan amable. Ya entonces, a pesar de mi edad, sentía ganas de saber los motivos de las cosas, por ese motivo, ni corto ni perezoso, dije en voz alta:

  • Mama, ¿por que este señor no tiene pelo?.

Mi madre quiso que se le tragara la tierra, con una muestra de total falta de educación, había llamado calvo al mismísimo Coronel. Evidentemente, me riño indicándome que esas cosas no se hacían y se disculpo, muy azorada, ante el jefe. Afortunadamente, no era un cascarrabias, y quitando hierro a la cosa dijo:

  • No se preocupe, tiene toda la razón, ya se sabe que los niños y los tontos siempre dicen la verdad.

Lo que no me quedo muy claro es si me consideraba entre los unos o los otros o, quizás, en ambos.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Pudor



¿Qué es el pudor?, está claro que es una idea muy empleada por las religiones que reniegan del cuerpo. No es de extrañar, al fin y al cabo el pudor es una vergüenza del cuerpo, el pudor es intentar ocultar a nuestro cuerpo de la vista de los demás, si plantemos al ser humano como un alma o un espíritu “encerrado” en un cuerpo, que afortunadamente abandonaremos el día del juicio final, está claro que tenderemos a ocultar nuestra piel. Una buena prueba de lo dicho la tenemos con el gurkha en Afganistán, el pudor llega hasta tal punto de exigir la ocultación total del cuerpo.

¿Qué no es el pudor?: evidentemente no es una idea natural, no procede de la naturaleza, el pudor no nace en nosotros por el hecho de ser humanos. En primer lugar, el pudor no existe en el Reino Animal, ningún ser vivo siente pudor, no es un sentimiento instintivo. ¿Es humano?, para que fuera algo inherente al ser humano, para que el pudor se produzca por el hecho de ser humano, si el pudor surgiera de nosotros, tendría que ser universal.

Quien sabe algo de antropología sabe que existen culturas donde no existe el pudor al desnudo, de hecho, en la misma Europa, en la antigüedad clásica, el desnudo no causaba pudor.

Entonces, ¿cómo es que sentimos pudor?. Los sentimientos y las ideas de los seres humanos no solo proceden de su naturaleza, también proceden de su entorno cultural, son aprendidas en la familia, en el trato con los demás. Es dentro de este entorno donde el pudor encaja perfectamente.

Si el pudor fuera intrínseco al ser humano, lo sentiríamos todos por igual. Pero no es así, depende claramente de la cultura, en ciertas tribus el pudor no existe o no existía hasta que los misioneros lo han enseñado. Por contra, en otras culturas, como la anteriormente comentada de Afganistán, el pudor alcanza una dimensión total, exige la ocultación total del cuerpo.

Pero esas diferencias no solo son geográficas, son también históricas: en el antiguo Egipto, la vestimenta era un signo de poder, de riqueza, no intentaba ocultar el cuerpo, al contrario, el torso permanecía desnudo de cintura para arriba y la mayoría del servicio iba desnudo o con taparrabos. En la Grecia Clásica, es todo lo contrario en lo que se refiere al hombre, existe un culto al cuerpo y su exhibición, no era lo mismo en las mujeres patricias. En Roma el pudor gano terreno, pero en lugares públicos, no así en el baño.

En la América Prehispánica no existía la idea de pudor, de hecho; Colón a relatarle a Fernando el Católico, lo que había encontrado decía: “Tan dócil y tan pacífica es la gente que juro a sus Majestades que no hay en el mundo entero pueblo que sea mejor. y aunque anden desnudos, sin embargo su comportamiento es decente y digno de alabanza”. No sentían pudor del desnudo, de hecho en sus ritos religiosos solían ir desnudos. Todo eso cambio con la evangelización y las frecuentes violaciones por parte de los europeos.

En Europa, con la llegada de las religiones orientales, el pudor gana mucho terreno, se siente pudor el enseñar algo más que las manos y el rostro, las vestimentas se alargan hasta los pies y las mangas son imprescindible. Con el Renacimiento, las piernas sieguen siendo causa de pudor, no así el busto que empieza a mostrarse en escotes, y los antebrazos al acortar la manga.
En Occidente, cada vez han ido a menos las zonas causantes del pudor, hoy día hasta las monjas muestran el tobillo sin ningún pudor, cuando hace poco más de un siglo nuestras abuelas se ruborizaban si por algún motivo se les veía. Evidentemente, hoy el pudor ha quedado limitado a los órganos sexuales y algo a los senos.

Creo que es palpable que el pudor es tan producto de la cultura como la moda en el vestido.

¿Por qué sentimos pudor?, porque lo aprendemos a medida que nos vamos haciendo mayor, primero por la imitación, si la madre se tapa el cuerpo al salir de la ducha, si se cierra la puerta a la ora de cambiarse de ropa, si se les dice, no te cambies aquí, cámbiate a escondidas... Se va creando en nosotros que el cuerpo es algo malo, que debe ocultarse, al menos los órganos sexuales. Evidentemente, los hijos de una familia nudista no sentirá inicialmente pudor, aunque, con posterioridad, la presión, las burlas, los insultos y la violencia terminan por causarle ese “pudor”.

¿Es fácil quitarse el pudor?. Sí, tan fácil como quitarse la costumbre de morderse las uñas, lo digo por propia experiencia, es suficiente con asumirlo, ir desnudo cuando estás a solas, empiezas a sentirte cómodo sin ropa, empezar a quitarse la costumbre de cerrar puertas y cortinas al cambiarse y bañarse, no hacer equilibrios en vestuarios y baños públicos, sin mucho esfuerzo te ven los de tu casa, te ven en vestuarios, te ve la vecina... Ya no te incomoda que la gente te vea desnudo.

¿Que pasa las primeras veces?. Sobre todo en los hombres existe el temor a sufrir una erección en caso de encontrarse a una mujer desnuda, no es así, te aseguro que no pasa nada, además, la erección es algo natural, no escandaliza a nadie. Yo he ido a una playa nudista y no me ha pasado nada.

Para que hacer el esfuerzo. Porque la sensación de no llevar ropa, sobre todo en el baño, es francamente muy agradable, incluso el hecho de compartir la no ocultación del cuerpo rompe barreras de comunicación.

Pero. Si hay un pero, ojo con los pudibundos, con los enemigos del cuerpo, su comportamiento es hostil, violento, no solo exigen su derecho a ir vestidos (algo que por supuesto tienen), también exigen el “derecho” a que los que están a su alrededor no tengan derecho a ir desnudos.

Lo sé muy bien por experiencia, tuve la poca fortuna de casarme con una mujer de una familia muy religiosa, me han hecho la vida imposible. Cuidado con estás personas, suelen ser cerradas, imposible de razonar con ellas y, lo peor, muy vengativas.

martes, 6 de noviembre de 2012

La Academia III: En el laboratorio de química


Don Ricardo, el Directos y profesor de química, era bastante despistado, como ya hemos visto con “Don Hipólito”, en ocasiones, este despiste llegaba a dar un aviso y saltárselo a continuación.

Una de las cosas que más orgullo le daba de su Academia era su completísimo laboratorio de física y química. La verdad es que era lo más completo que tenía, muy por encima de su alumnado, era una de esas cosas que hacen cierto el dicho de que “la miel no está hecha para la boca del asno”.

Un día decidió mostrarnos como se hacía de verdad una de las reacciones que acostumbrábamos a hacer en la pizarra. La cosa era fácil, consistía partir de ácido clorhídrico y zinc para obtener cloruro de zinc e hidrógeno.

Para ello íbamos a emplear el siguiente esquema:


En un matraz teníamos que poner agua y un poco de Zinc, lo tapábamos herméticamente con un tapón, que disponía de dos tubos, uno de seguridad (sin reflujo) y otro en forma de “S” para extraer el gas, un bol de cristal con agua y una ampolla conectada a una jeringuilla.

Nos aviso que el hidrógeno El hidrógeno, un gas altamente inflamable, puede acumularse en concentraciones explosivas dentro de tambores o cualquier tipo de recipiente, y que hay que tener cuidado al mezclar ácido clorhídrico con agua, siempre hay que poner el ácido sobre el agua y no al revés.

Él era el encargado de manipular y nosotros de ver. Con un cuentagotas cogió un poco de ácido clorhídrico, lo introdujo por el tubo de seguridad, este se mezclo con el agua, entro en reacción con el zinc, con lo cual, se obtenía cloruro de zinc que se disolvía e hidrógeno que salía por el tubo en “S”, burbujeaba en el agua y se almacenaba en la jeringuilla.

Terminado el experimento, comprobamos que coincidía con las cifras que habíamos calculado en clase. Finalizada la explicación, para terminar de ser instructivo, decidió mostrarnos que el hidrógeno era muy combustible, para ello separó la jeringuilla del resto del aparato, nos dijo que nos apartáramos y con cuidado acerco el mechero a la boca de la jeringuilla.

 
De repente, sonó como un disparo y un cristal que se rompía, todos nos echamos al suelo, él se quedo de pie, quieto, pálido, con el mechero en la mano.

No tardó don Rosendo de entrar en el laboratorio con un émbolo y diciendo que quien de nosotros lo habíamos tirado por la ventana.

Aquél día nos quedo claro lo que no había que hacer.


domingo, 28 de octubre de 2012

La Academia II: Don Hipólito



En la primera anécdota sobre la Academia en la que estudié Bachillerato ya explique de que tipo de centro “educativo” se trataba. Era propiedad de Don Ricardo, un hombre bonachón que después de dirigirla muchos años, aun tenía ilusión de que alguno de nosotros llegara a saber algo, por lo cual, llegamos a la conclusión de que era un fanático seguidor del Alcoyano. 

Las finanzas corrían a cargo de Doña Pilar, la mujer del Director, que me río yo del “Cobrador del Frack”, era implacable, como te retrasaras un día en el pago, te perseguía implacablemente por las clases, claro, que alguna razón tenía, había quien acumulaba varios meses, casi le da un infarto cuando Don Ricardo decidió no cobrarme las mensualidades durante el COU para que no me fuera al Instituto Beillure. 

El orden corría a cargo de Don Rosendo, hábil con la fusta, hoy le apodaríamos “El tío de la vara”, pero entonces no nos arriesgamos a ponerle ningún mote, no sabíamos de donde procedía, pero hay quien afirmaba que en su época fue domador de leones, pero que lo habían echado del circo por comérselos, aunque con los alumnos no pudo. Nosotros los héroes de toda la historia los podéis ver en el dibujo (yo soy el de más a la derecha).

Entonces existía una asignatura llamada FEN o, más largamente, Formación del Espíritu Nacional, que se ve que los de derechas no se acuerdan, porque pretenden que es manipulación la Educación para la Ciudadanía, aquello que nos daban si que era de verdad puro adoctrinamiento. Nuestro profesos de FEN se llamaba Don Manuel, pero todos a sus espaldas le llamábamos Don Hipólito. Era un mutilado de guerra y excombatiente, miembro de las JONS*, aunque tendría los 60. Había perdido, no sabemos como, los dos meñiques, por lo que lo llamábamos también “cuatro dedos”.

El caso es que un día estábamos en clase de química con el Director, el caso es que Don Manuel entró a hacer una consulta a Don Ricardo, ocasión que no se perdía para entablar una batalla de balitas de papel disparadas por la cerbatana conocida como bic-cristal. Terminada la consulta, Don Manuel se dirigió a la puerta para salir del aula.

Por lo visto, Don Ricardo se le había olvidado decir algo e intentaba llamar al profesor que se iba, pero su despiste y mala memoria impedían que se acordara de su nombre. Como dicen que a las ocasiones las pintan calvas, los de primera fila le apuntamos en voz baja:

-     Don Hipólito

Don Ricardo, ni corto ni perezoso, en voz bien alta exclamó:

-    ¡Don Hipólito! ¡Don Hipólito!

El cuatro dedos, con toda su altura, se giró en redondo, puso cara de enfado, que más parecía Frankenstein que un humilde profesor, se dirigió a la tarima con grandes zancadas y levantando repetidamente el indice extendido en las mismísimas narices del profesor de química, diciendole:

-    ¡¡¡NO ME LLAMO HIPÓLITO!!!,... ¡¡¡MEEE LLAAAMO MANUEEEEL!!!


* Juventudes Obreras Nacional Sindicalistas

miércoles, 24 de octubre de 2012

La academia I: El racionalismo de Desacrtes


El tener una vida académica tan atípica como la mía, proporciona momentos de lo más variado. El Bachillerato, por razones que no vienen al caso, lo hice en una Academia, próxima a mi casa en lugar de acudir al Instituto. Estaba situada en un viejo caserón, de a saber cuantos siglos de existencia, sito en un barrio céntrico de mi ciudad, de esos que en su momento fueron señoriales, pero que con el paso de los años y la dificultad de rehabilitarlos, perdieron todo su tronío para ir cayendo en el deterioro.

El alumnado lo constituíamos una variada fauna (nunca mejor aplicado este apelativo a una colectividad humana) lo formábamos la élite de la ciudad, lo mejor de cada familia, lo más granado y selecto de la sociedad. Supongo que todos habrán entendido que el tono con que lo digo es plenamente irónico. Sin lugar a dudas batíamos todos los límites en cuanta al número de expulsiones por clase, era raro el ejemplar que no hubiera pasado por dos, tres, hasta cinco, centros educativos que habían decidido renunciar a su presencia. Eramos las Naciones Unidas de las pandillas que por entonces poblaban nuestra ciudad..

El mobiliario con el que estaban dotadas las aulas, mostraba en sus tableros importantes inscripciones, en un principio las atribuimos a los egipcios, pero, posteriormente, nos enteramos que su origen era más reciente, pertenecían a los planes de alfabetización de la República. Según los rumores que corrían, las autoridades nacionales, preocupadas de que contuvieran virus rojos, las subastaron al mejor postor y se las adjudico nuestro querido director Don Ricardo.

¿Por qué digo esto?. Pues bien sencillo, para que se entienda como pudo suceder lo que voy a contar:

Resulta que la asignatura de Filosofía no era nuestra preferida, si es que había alguna, y el profesor del que disponíamos, curtido en mil batallas intentando ilustrar a los pollinos, se limitaba a leer cansinamente el libro de la asignatura, lo que hacía que la asistencia a clase careciera de todo interés.

Por ese motivo mi amigo Luis y yo decidimos desplazarnos a la última fila a jugar una emocionante partida de barquinos, mientras aparentábamos prestar la máxima atención y tomar numerosos apuntes.

Una voz monótona decía:

-   Renatus Cartesius, llamado Descartes, es un filósofo francés nacido en La Haye en 1596 perteneciendo a la Baja Nobleza, estudió con los Jesuitas...
-   E11
-   Agua
-   … donde adquirió importantes conocimientos de cultura clásica, física y matemáticas...
-   C3
-   Agua
-   … Posteriormente curso derecho y medicina en la Universidad de Poitiers...
-   C8
-   Tocado
-   … Desarrollo una importante labor investigadora en París...
-   B3
-   Joder, hundido
-   ¡bien!
-   … su principal obra es “Discurso del método”, obra fundamental...
-   C7
-   Tocado
-   … precursora del racionalismo occidental...
-   D5
-   Tocado, ¡¡Cabrón!! me pillas todas.
-   A ver, ¿qué están haciendo ustedes?

El silencio se hizo en el aula, la tragedia se mascaba. Miramos hacía los preciosos artesonados de lo que en su momento fue un salón, como si no pasara nada, como si el profesor no hubiera oído bien... pero no hubo éxito...

-   Sí, ustedes, no se hagan los tontos. ¡La última mesa! ¡A la calle!

Nos miramos Luis y yo, de repente la misma idea surge en ambas cabezas, una sonrisa entre irónica y malvada adorna nuestro rostro, movemos una sola vez la cabeza afirmando, desplazamos nuestras sillas hacia atrás, dejamos nuestro cuadernos sobre ellas, sin decir nada, levantamos nuestra mesa, nos desplazamos con ella al balcón abierto, sin dudarlo un momento, la lanzamos en medio de la calle, se escucha un golpe, unos gritos y un frenazo, regresamos a nuestras sillas, nos sentamos y con nuestros cuadernos nos disponemos a continuar la clase.

Aquel día no logramos enterarnos de lo que decía el Descartes ese.

martes, 23 de octubre de 2012

LIBRO: “No te escondo nada” de Sylvia Day



Me decidí a leer este libro después de “50 sombras de Grey” debido a que se decía que era la trilogía que en Estados Unidos estaba sustituyendo a la anterior en el interés de las mujeres. Por tanto, no puedo evitar el compararlas a la hora de hablar de ella.

En primer lugar, como en el caso de “50 sombras de Grey”, se trata en esencia de una novela romántica llena de escenas de sexo, una “novela de amor” estilo las que encandilaban mediante la radio a nuestras madres todas las tardes.

En este caso, la autora, Sylvia Day, muestra más profesionalidad y le da a su obra más variedad, más ritmo, menos muletillas, en resumidas cuentas, esta mejor escrito, aunque no hay que echar las campanas al vuelo, no creo que sea merecedora del Premio Nobel de Literatura. Es un libro entretenido, con más argumento que una sucesión de escenas de sexo, que se sigue con interés y los “misterios” van surgiendo a lo largo de la misma.

Desde el punto de vista sexual, al fin y al cabo pretende ser un libro erótico, muestra bastante más variedad que “50 sombras de Grey”, incluso el sexo dominante/sumisa, pero más como juego que como planteamiento total de la pareja. El personaje masculino, como en la otra, es un supermillonario superguapisimo superproblemático, que empieza a parecerme el ideal de las mujeres.

Por contra, el personaje femenino, en este caso, no es la virgen superñoña metida a hacer de Justine, en “No te escondo nada” es mucho más complejo (para mi gusto el personaje mejor retratado), con un pasado tan complejo o más que el millonetis, con una vida sexual activa, rica y problemática, que no duda en tomar la iniciativa. También es de agradecer que no se de el agobiante acoso monetario de “50 sombras de Grey”.

Esta novela no transpira tan claramente el machismo clásico, aunque si que muestra una defensa bastante consistente de las relaciones sexuales monógamas y una concepción de “como te quiero, aguanto”.

domingo, 14 de octubre de 2012

LIBRO: "Cincuenta sombras de Grey" de E.L. James


Es el primer número de una trilogía “Erótica” que ha alcanzado una gran fama y ha tenido una gran aceptación en el público, fundamentalmente el femenino. Yo, más que “erótica” la calificaría como “romántica”. Cuenta una historia de amor entre una chica normal y un raro millonario que son incompatibles a pesar del amor que se profesan, un argumento típico de la novela romántica. Nos encontramos, por tanto, con una novela estilo Corin Tellado o de Guillermo Sautier Casaseca, una historia dramática de amor. Eso sí, no es de la castidad de estos autores, no, en este libro no se “ocultan” los momentos más “escabrosos”, como se decía antiguamente, la autora cuenta los continuos encuentros sexuales de la pareja.

A pesar de ser bastante extensa y contar con personajes bastante extraños, no se puede considerar bajo ningún concepto que la autora profundice en la forma de ser de los mismos, su tratamiento es muy superficial, prácticamente se queda en los gustos sexuales del protagonista, dejando escapar anecdóticamente unas pinceladas de su pasado, que nada explican o aclaran su extraño comportamiento. Claro, que esto ayuda a que la novela sea más ligera, no exija apenas atención por parte del lector, si se pierde un detalle lo encontrará de nuevo cinco páginas más adelante, es muy accesible a personas que leen ocasionalmente y explicaría su gran éxito.

Desde el punto de vista erótico, aunque las descripciones de los encuentros sexuales ocupen una buena parte y ser una novela bastante extensa (541 pag.) resulta bastante monótona sexualmente, resultando auténticamente repetitiva, a pesar de tener un fondo sado-masoquista que al principio parece el tema y luego tiene un par de apariciones, fuera de eso coitos y como algo extraordinario alguna felación y una sodomia, sin más fantasia.

La parte dura, más que su parte sexual, está en una relación asimétrica, una relación clara de Dominante-Hombre Vs. Sumisa-Mujer, algo no tan extraño, al fin y al cabo es la relación dominante durante mucho tiempo, el machismo, plenamente admitido en nuestra sociedad hasta hace poco (recordemos la formula matrimonial en que la mujer prometía obedecer y el hombre cuidar). Hay que distinguir lo que es una práctica ocasional dentro del juego sexual, y lo que es una actitud permanente de la pareja. Para mi es una sorpresa que una autora lo plantee durante la mayor parte del libro (aunque finalmente lo rechaza), no comprendo a la protagonista sometida a la voluntad del hombre, no solo por los tratos masoquistas, también por su nulo papel activo, su total sometimiento a las apetencias del macho. Por eso no sé como ha tenido tanto éxito entre el mundo femenino. He de reconocer que mientras lo he leído me he llegado a preguntar si en verdad lo que quiere la mujer (una buena parte) es el machismo.

viernes, 12 de octubre de 2012

¿Qué puñetas es España?



Pues eso que es España, ¿qué puñetas es España?. España existe realmente hace poco más de 200 años, concedamos 500 años, hasta los Reyes Católicos, ¿Que no tienen bastante?, bueno, no vamos a discutir, digamos que los Celtiberos se sentían orgullosos de ser españoles, que es 2.500 años, una auténtica insignificancia, menos que un instante el 0'00000018 de la edad del universo, o si lo prefieren el 0'0000005 de la edad de la Tierra, nada, eso es nada.

¿Pero que es tamaño?, pues también ridículo, no llega a ser ni la milésima parte de la Tierra, por no comentar que la distancia más grande entre dos puntos de España no son nada si los comparamos con la distancia al Sol , a la estrella más próxima, a lo largo de nuestra galaxia... No es nada. Mucho más fácil, desde el espacio ¡no se ven nuestras fronteras!.

Y es que España, como cualquier otro estado, como cualquier otra patria, es un mero accidente geocronológico y ¿para que sirven?, bien fácil, para que los pobres mueran defendiendo las riquezas de unos pocos, no nos engañemos, por ejemplo, cuando los españoles cayeron como chinches en Annual en 1921, ¿qué estaban haciendo?, ¿defender de algo a sus hermanos de Sevilla o de Barcelona?, ¡¡Paparruchas!! murieron defendiendo una mina de una compañía española, mi padre, después, siguio defendiendo la misma mina.

Y ahora, ¿que?, pues bien fácil, ahora nos tenemos que pelear que si españoles que si catalanes, que si vascos... para que no nos demás cuenta que nos están dando por culo sin ni siquiera tener el detalle de ponernos vaselina, ¿quién está causando todo el problema?, pero si está claro, los partidos que defienden a los grandes empresarios, que son CIU, PNV o PP, son los mismos perros con distintos collares.

No seáis tontos, que no os engañen, que a esos señores les importa una mierda Cataluña Euskadi o España, que esos señores mientras se llenan sus bocas con palabras de Cataluña, Euskadi o España, se están llevando sus empresas a China o a Marruecos, y su dinero a Suiza o a Las Caiman.

PD. Es muy triste, antes, para callarnos nos transmitían el futbol, ahora lo arreglan con unas declaraciones de Wert y unas réplicas de más, que cuestan menos que el partido de Bielorusia, ¡¡¡País!!!

NOTA: Excepcionalmente, pongo una imágen que no es mía, es el chiste de Roto en El País de hoy, la tentación ha sido mucha, ilustra perfectamente lo que quiero decir.

lunes, 8 de octubre de 2012

LIBRO: Relatos eróticos escritos por mujeres.


Un pequeño librito que contiene seis relatos eróticos escritos por otras tantas escritoras de habla hispana. Los relatos son muy variados en sus enfoques, no son evidentes, ni meramente descriptivo, muestras una gran sensibilidad a la hora de abordar los diversos temas. Es sorprendente que en dos de los relatos la escritora asuma el relato desde el punto de vista del hombre, y no lo hacen bastante bien, quizás demasiado sensible, pero no se nota mucho al enfocarlo dentro del mundo del fetichismo.

No se trata de relatos como se encuentran a miles en internet, se trata de obras bien elaboradas, con riqueza de lenguaje y nada obscenos, aunque si bastante sensuales. En todo caso no alcanzan el nivel del que, hasta ahora, considero la mejor colección de cuentos eróticos, “Delta de Venus”, de Anais Nin.

De los seis, el que más me ha gustado es “Juegos bajo el agua”, de Ines Mataix, muy sencillo pero muy sensible.

Un libro muy agradable y fácil de leer, pero desde luego, que se abstengan mentes cerradas e integristas meapilas, solo van a encontrar vicio y pecado

domingo, 7 de octubre de 2012

LIBRO: El diario de ron



“El diario del ron”, de Hunter s.Thonson relata las aventuras, esencialmente etílicas, de un periodista norteamericano que pasa una temporada trabajando para un pequeño periódico en Puerto Rico. Como libro escrito por un periodista es de lectura ágil y buena descripción, pero poco más.

Para mi gusto la sucesión de borracheras, el que este constantemente haciendo hincapié en ese punto, resulta aburrido, monótono. Además, su visión del Caribe, de Puerto Rico, es tópica por los cuatros costados, con ramalazos de autentico racismo, transmite un desprecio por los negros y los hispanos, los ve como seres vagos, pendencieros, medio tontos... un pensamiento, posiblemente influido por la cultura de un estado como Kentuky, de donde es natural el autor.

Por otra parte, no deja de ser un remedo de los escritos de otros reporteros como Hemingway o Henry Miller que años antes habían sabido retratar con tanto acierto el ambiente de los países europeos y que tanta fascinación causarían en los estadounidenses, pero sin nada de la profundidad, el entendimiento de estos autores, desde luego, este libro no es nada que se aproxime a “Sangre y Arena” o a cualquiera de los trópicos,

Aunque esta novela fue escrita en 1959, no se publico hasta 1998, pero podría haber seguido sin salir a la luz.

miércoles, 3 de octubre de 2012

LIBRO: Valentina 1 de Guido Crepax




Para este tomo de Valentina es válido todo lo dicho para el Volumen 2, su marcado estilo Pop, propio de aquellos años, el gusto por lo onírico, con unas historias mucho más cercanas a la pesadilla que a la realidad y un personaje, Valentina, perfectamente descrito, con sus contradicciones, su sensualidad, su estilo, que como ya comenté muestra una mujer decididamente activa, rompiendo con la imagen ñoña de las mujeres en el cómic americano.

En esté tomo se encuentra la primera historieta en que apareció como personaje secundario en una historieta de Philip Rembrant, alias Neutrón, un misterioso personaje, donde actuá de cicerone y se trasforma en su amante. Apareció en la revista italiana Linus en 1965.

A esta primera historia, la acompañan unas historietas posteriores, donde se muestran la infancia y una especie de biografía, además de una serie de historias ligadas a unos misteriosos habitantes de las profundidades de la tierra.

Es un libro hijo de su tiempo, los personajes están cultivados, están a la última en arte, en el cine de arte y ensayo, en la literatura... un mundo donde se aprecia el conocimiento tanto como la belleza. En sus historias, el el texto, hay continuas referencias a libros, pintores, artistas, filósofos... empezando por el nombre del amante de Valentina, pero muchas de sus viñetas son guiños claros a obras determinadas de arte, como puede verse en los dos ejemplos que pongo debajo, una a “Las tres gracias” de Rubens y la otra al “Guernica” de Picasso (en este caso para ilustrar la destrucción de una ciudad), o, incluso, con páginas completas dedicadas, como el último ejemplo que pongo.

Como en el caso anterior, merece la pena recuperar este monumento del cómic.



 
 







martes, 2 de octubre de 2012

Negra Compañera



Fiel compañera,
ya mi cuna meciste
y jamás me dejaste,
junto a mi en la cama yacías,
en tu presencia me dormía,
ya de pequeño me abrazaste, 
de besos y caricias me colmaste, 
tu pedofilia te asusto
y mi cuerpo soltaste.
En la juventud me rebele,
como no,
a ti te busque,
violarte pretendí,
contigo jugué,
a ti te lloré,
de ti quise huir,
mi batalla por ganada di,
pero nada más fútil. 
La distancia guardaste, 
tiempo me diste,
pero no me olvidaste,
sabías que a ti volvería,
que mi amor conseguirías. 
Hoy, a mi lado te siento,
espanto no me das,
tu caricia mi corazón acelera,
tu beso me lo hiela,
tu abrazo me turba,
se que en este juego de amor
el orgasmo me espera
y tu negro lecho
para siempre ocuparé.

LIBRO: Aguas Heladas



Una novela policíaca de Gisa Klönne muy digna, desarrolla con habilidad la trama, mantiene el suspense y te invita a seguir una página más. No entiendo muy bien la necesidad de desarrollar toda una trama paralela, aunque finalmente tenga una consistencia temática con la principal. Se vende como suspense psicológico, pero los únicos personajes que están algo desarrollados son los protagonistas, los policías, pero los personajes que desarrollan la trama están tocados bastante superficialmente.
No he leído otros libros de la autora, pero me parece que sigue la tendencia de la novela negra actual de imitar a las series de televisión, unos personajes principales, los policías, que van desarrollando a lo largo de los libros su propia historia, mientras resuelven un caso (o más, como en este caso). Puede ser muy práctico para fidelizar a los lectores, pero al lector ocasional nos causa un gran despiste.
El final de la historia secundaria, la de Canada, no es nada creíble, desde mi punto de vista, me habría gustado más que lo hubiera dejado con su interrogante.
En resumidas cuentas, una novela negra entretenida, bien escrita, sin llegar a la altura de los grandes maestros, con algunos fallos y el tener que leer todos los libros en el orden oportuno para seguir la historia de los personajes.

Buena, con reparos.

domingo, 30 de septiembre de 2012

LIBRO: Fantastic Art



Ya comente el libro “Dead Moon” del mismo autor, Luis Royo, uno de los mejores ilustradores que existen y cuyos dibujos merecen entrar en los museos.

En el caso de Fantastic Art nos muestra una selección de sus obras, ordenadas por temáticas, mundos fantásticos, como explica en su cuento autobiográfico “El niño de la ventana”, nos enseña una sucesión de ventanas, ventanas que se abrían ante él con cada hoja en blanco que se ponía delante, en cada una de ellas nos muestra un mundo, un rincón de su fantasía, ¡y qué fantasía!.

Nos explica que el prefiere que le llamen tal como se hacía antiguamente con su profesión, quiere ser un “iluminador” más que un “ilustrador”, quiere ser como una ventana, un sitio por donde penetra la luz, y vaya si lo consigue, sus dibujos están llenos de sombras, incluso sus ambientes, en ocasiones, son lúgubres, pero por encima de ellas surge siempre la luz, sus figuras iluminadas como si la luz surgiera de ellas, con la luz de los maestros del barroco, veo en sus láminas la magia de un Caravaggio, son imágenes que nos hablan más a los sentidos que a la mente.

La figura que domina es la de la mujer, una mujer llena de vida, muestra clara del erotismo, surgidas de los sueños húmedos, conscientes de su cuerpo, guerreras, con unas curvas de vértigo, no escatima en detalles, no se corta en lo más mínimo, no hace concesiones a lo políticamente correcto, no aptas para mojigatos meapilas.

Pero recomiendo no solo deleitarse en esos cuerpos, hay que fijarse en los rostros, llenos de expresión, muestras del dolor, la pasión, el placer... y sorprendéntemente nunca del miedo, la mujer de Luis Royo no una pacata, no es una victima indefensa, pudorosa, no, es una heroína que busca vivir la vida intensamente. No es la rubia de bote sometida por chico con descapotable, es la hembra de bandera que somete, es una Agustina de Aragón con poca ropa.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Las Hermanas

Las Hermanas es un pequeño relato que he escrito, aviso, es un poco violento, por eso lo he puesto para adultos. Espero que os guste

   Las Hermanas

O los hechos acaecidos en Morote, por los cuales dos Caballeros de la Orden de Santiago fueron héroes, mártires y casi santos y dos campesinas fueron madre.

domingo, 23 de septiembre de 2012

La reina en el palacio de las corrientes de aire.



La tercera parte de la trilogía “Millenium”, de Stieg Larsson. Poco más se puede decir a lo dicho en las otras dos. En este caso, la historia no es tan buena, en pocas palabras, es contar el final de “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” a lo largo de más de 800 paginas, se dedica a ir enredando y enredando la madeja, introduciendo más y más personajes, multiplicando indefinidamente encuentros entre unos y otros, unos se espían a los otros, otros a los unos, un tercero que espía a los dos y al mismo tiempo es seguido por... Se introducen personajes que de repente toman un gran protagonismo, y sin dar explicación ninguna se los saca de la historia, para colmo, lo que les ha ocurrido, no aporta nada a la historia, En resumidas cuentas, durante las 800 pag. no aporta nada nuevo, siempre estamos en el libro II. Para colmo, para que el numero de páginas crezca, aparecen historias paralelas, que nadie sabe que tienen que ver con el asunto. El autor va sacando un cabo, otro, aunque al final la historia es más sencilla, te das cuenta de le sobra más de la mitas, está llena de paja Un libro literariamente flojo, si se puede terminar de leer, es por la agilidad de las historias, se pasan con facilidad las paginas, no cansa, no pide nada por parte del lector. Pura literatura de evasión sin la gran calidad de los grandes maestros de la novela negra.

FOTOGRAFIA: Libres

Al pueblo gitano, a lo que queda de él, a aquel que goza de vivir al día,

 que deja atras el pasado y no saben a donde se dirigen en el futuro,

 al pueblo gitano que sencillamente vive.


Libres como el aire - Lebrijano

jueves, 13 de septiembre de 2012

LIBRO: Avalancha



Es una colección de cuentos de la escritora puertorriqueña Yolanda Arroyo Pizarro. Son relatos íntimos, no planteados como sucesos, si no vividos desde dentro, atendiendo más a los sentimientos y las sensaciones que a los hechos mismo. Eso le da un cierto aire onírico, entre el sueño húmedo y la pesadilla febril.

Los temas tratados son muy actuales, las drogas, la violencia, el lesbianismo... siempre desde un punto de vista profundamente femenino y feminista, desde el abuso paterno hasta fantasías de dominación.

Un libro que se lee rápido, pero que aconsejo sea con reposo, leer un relato y dejar que madure en nosotros, así se puede apreciar cada planteamiento, darnos tiempo a contestar las cuestiones que nos hace en cada uno.